Buscar
  • penamorado.psico

Estilos de Apego o ¿cómo nos vinculamos afectivamente?

Bowlby, el padre de la Teoría del Apego (en futuras entradas os explicaré como los estilos de Apego de vuestros padres han condicionado y condicionan nuestras personalidades y nuestras relaciones) demostró con sus estudios, que lo más importante del apego es la percepción que tenga el niño de accesibilidad por parte del adulto.




La mama o el papa no sólo deben de estar accesibles, sino que deben responder de manera apropiada ofreciendo protección y consuelo, para facilitar que los niños los perciban como accesibles.


Prácticas como las amenazas, los castigos o inculcar el miedo a los pequeños, pueden ser muy perjudiciales para su futura estabilidad emocional, ya que no fomentan su auto regulación emocional.


¿Qué directrices podemos tomar o que podemos entrenar en Terapia como padres para mejorar nuestras reacciones ante las demandas de los “desconsolados” pequeños?


Daniel J. Siegel, uno de los investigadores más prestigiosos del desarrollo del cerebro infantil, recomienda una serie de condiciones básicas para que las personas que conviven con niños sean capaces de establecer vínculos de apego seguros:


1. Diálogo reflexivo. Los papas reconocen las señales que envía el niño, primero intentan captarlas para poder comprender las y después comunicarla al niño, de manera que el pequeño establezca un «significado» a lo que le ocurre.

Esta “comunicación” permite que el niño desarrolle la capacidad de comprender a los otros y a él mismo.

Un ejemplo de interacción sería cuando el niño llora y los papas no saben que le ocurre y le dicen “¿tienes hambre pequeño?, ¿qué te pasa?", y se angustian al no saber que le ocurre al niño.


2. Reparación. Cuando la comunicación armoniosa se interrumpe (cosa que es inevitable pues a veces no es tan sencillo comprender que necesitan los niños, ¡no os castiguéis con esto!), la reparación de esta "ruptura emocional" es importante para restablecer la conexión entre ambos. Conseguir esta reparación es muy saludable porque ayuda a enseñar al niño que la vida está llena de momentos de malentendidos y de conexiones no logradas, y que es posible identificarlos para volver a conectar.

Los papás de nuestro ejemplo anterior tratan de calmar al niños tras su frustración inicial, meciéndolo o dándole cariño.


3. Narración coherente. La conexión entre pasado, presente y futuro es uno de los procesos centrales de la mente que nos ayudan a centrarnos ante la multitud de estímulos a las que estamos sometidos en nuestro día a día. Para lograr una narración coherente de lo que nos pasa, podemos construir con los niños, historias sobre lo que les ocurre.

Si lográis hacéis esto, una vez claro que os hayáis calmado vosotros 😉, estaréis ayudando al procesamiento de la información del pequeño mediante su hemisferio izquierdo (en futuros post os hablaré sobre los tipos de procesamiento vertical y horizontal de la información de nuestro cerebro, ¡os encantará!).

Nuestros queridos papás se dan cuenta que el bebé está mojado y que hay que cambiarle el pañal y le dicen: “vaya no tenías hambre eh chiquitín, lo que pasa es que te has hecho pipí. ¡Vamos ahora mismo a cambiar ese pañal!”.


4. Comunicación emocional. Los momentos intensos en los que compartimos nuestras emociones con los demás, son importantes para crear las bases de una actitud positiva hacia el propio yo, y el de los otros, además nos ayudan a ¡desarrollar la inteligencia emocional!

En este punto nuestros papás reconocen que están aprendiendo a relacionarse con su bebé y le explican verbalmente (Si has leído bien, he escrito verbalmente, aunque el bebé no sepa hablar si le hablamos con cariño y coherencia desde su nacimiento le ayudaremos mucho en su desarrollo 😊). Le dicen: “Ay pequeñín, no entendemos todavía lo que te pasa cada vez que lloras, pero vamos a ir cada día aprendiendo contigo y nos pondremos cada vez menos nerviosos ante tus llantos”.


¿Qué os parece?

¡Hay un abanico enorme de nuevas maneras de reaccionar que podemos aprender y entrenar!


La importancia de cómo tratemos a los niños en sus primeras etapas de vida,

es indudable.


Existen numerosas técnicas y nuevos aprendizajes que os pueden ayudar a tener una crianza más consciente y sobre todo más equilibrada y FELIZ.



28 vistas