Buscar
  • penamorado.psico

¿Por qué nos cuesta tanto comunicarnos?

Somos seres sociales, nacemos y compartimos nuestra vida con otros seres humanos, en multitud de contextos diferentes: familia, escuela, pareja, compañeros de trabajo...


Desde el momento en el que lloramos por primera vez, en nuestra primera lucha por respirar, nos comunicamos. Lo hemos hecho desde que estábamos en el vientre de nuestra madre y comenzamos ambos a sentirnos. 

Después del nacimiento usamos el llanto para expresar a nuestros progenitores todas nuestras necesidades: necesitamos comer, dormir, necesitamos que nos cuiden, que nos quieran, alimenten y protejan.

Los seres humanos nacemos todavía muy vulnerables, necesitamos a los otros para sobrevivir, y para construir los modelos del mundo que nos rodea.


Pero no solo nos comunicamos de manera verbal con el lenguaje, nos comunicamos con nuestros ojos, nuestra sonrisa y nuestro cuerpo en lo que denominamos “comunicación no verbal”, pincha y accede a vídeos muy interesantes de Teresa Baró.


Los expertos en el tema dicen que un 70% de la comunicación entre seres humanos es no verbal. Interpretamos los gestos de los otros de una forma inconsciente y automática, gracias a las neuronas especulares o neuronas espejo. Estas células nos permiten “sentir en nuestra propia piel” lo que siente la persona que tenemos delante, y adaptar nuestro discurso y nuestros actos ante ella.


Hasta aquí la comunicación parece un flujo de información casi perfecto, pues parece ser que estamos biológicamente dotados de los mejores sistemas en nuestros cuerpos, para comunicarnos de forma adecuada y eficaz 🗣 👂 🗣 👀 🗣👌


Tras los primeros años aprendemos palabras, frases, sintaxis…y poco a poco gracias a las personas con las que interactuamos, comenzamos a hablar.


De todas las experiencias que tenemos vamos aprendiendo y se van poco a poco perfilando nuestra personalidad, cómo nos comunicamos y hasta nuestra autoestima. Con los otros vivimos “momentos dulces, de color de rosa” y también “grises y muy oscuros”, tormentas emocionales en las que nos sumergimos una y otra vez...y de las que a veces nos es difícil salir solo haciendo uso de las palabras.


Los momentos dulces parece que no nos afectan, o por lo menos no lo hacen de forma negativa, pero ¿qué ocurre con los momentos “críticos”? Digo críticos no porque sean momentos duros o insuperables, sino por la importancia que tienen para nosotros, por ser potenciales momentos de cambio para nuestras vidas.


Pero a veces esto no es tan sencillo y no lo hacemos a la primera, nos enredamos en batallas sin fin o nos empeñamos en que los demás piensen igual que nosotros. Muchas veces por miedo al rechazo, no somos capaces de comunicar realmente lo que sentimos.




¿Cómo podemos conseguir entendernos mejor?, ¿cómo podemos comunicarnos mejor con los otros?, ¿cómo podemos conectar con otras personas?

 

Lo primero si estás compartiendo tiempo con alguien y quieres que sea tiempo de calidad:

⛔ deja de lado tu smartphone 🤳 ⛔


Te propongo que comiences cuanto antes a practicar, puedes tomar un café con un amigo o familiar y tratar de no revisar tus redes o tu correo electrónico de manera compulsiva, lo que haya en ellas estará también después y sin embargo esa persona importante se irá y ese momento terminará.


Prueba a mirarle a los ojos, a escuchar lo que te cuenta...trata de generar lo que llamamos rapport y que se produce cuando dos o más personas sienten que están en “sintonía” psicológica y emocional, porque se sienten similares o se relacionan bien entre sí, fomentándose entre ellos coordinación, atención y positividad mutua


No se trata de preguntar ¿Cómo estás? y que nuestro interlocutor nos conteste con un simple y automático: ¡bien! Tampoco de que vayamos contando todos los detalles sobre lo que hacemos y preguntando mil cosas, como si de una entrevista se tratara. 


💡 Claves para conseguir el rapport 💡

Observa+escucha+ponte en el lugar del otro


Se trata de que aprendamos habilidades sociales de comunicación como pueden ser la Escucha activa, la validación emocional o la Asertividad, y de que las utilicemos para poder convivir y entendernos mejor, con todo aquel que se cruce en nuestro camino.




Entrenar las habilidades de comunicación nos ayuda expresarnos de manera clara, sencilla y facilita que perdamos el miedo a decir lo que sentimos, lo que nos agrada y lo que nos molesta.


En psicología hablamos de conductas “socialmente habilidosa” para referirnos a conjunto de conductas emitidas por una persona, que expresa a otros sus sentimientos, actitudes, deseos, opiniones o derechos de una forma clara, calmada, y haciéndolo de un modo adecuado a la situación y respetando las necesidades del otro.


Hay un dicho que expresa esta idea de una forma muy sencilla: “No hagas a los otros, lo que no te gustaría que te hicieran a ti”.


Tendemos a caer en el error de no saber revelar la información sobre nosotros y nuestras vidas, que realmente es importante, y a movernos por relaciones superficiales en las que no profundizamos mucho en nuestros sentimientos y valores.


¿Qué tal si perdemos el miedo a expresar lo que sentimos y quitarnos capa a capa la “coraza” que nos protege?, ¿qué tal si nos mostramos realmente como somos, con nuestras fortalezas y debilidades? y perdemos el miedo a que los demás hagan lo mismos con nosotros.


Podemos aprender y entrenar algunas de estas habilidades y poner rumbo hacia una nueva forma de comunicarnos, en la que seamos reales y honestos con nosotros mismo, ¿te animas?.





64 vistas