¿Qué es la

Terapia EMDR?

Las siglas en inglés de EMDR

(Eye movement desensitization and reprocessing)

hacen referencia en castellano a la terapia psicológica de

desensibilización y reprocesamiento mediante

movimientos oculares

Origen del EMDR,

un poco de historia...

Esta terapia fue descubierta por la Dra. Shapiro (1987), quien desarrolla su labor profesional como investigadora del Mental Research Institute (MRI) en Palo Alto (California).

 

La Dra. Shapiro descubrió como ella misma dice de forma “casi casual” por una serendipia, que los pensamientos perturbadores e intrusistas que ella presentaba tras sobrevivir a un cáncer, disminuían mientras movía los ojos de manera espontánea y rítmica de derecha a izquierda.

Por ello comenzó a estudiar sistemáticamente estos efectos en diferentes grupos de pacientes, y descubrió que además de los movimientos oculares, se conseguían efectos similares cuando se producía una estimulación bilateral cerebral (EB), de manera acústica o  táctil.

 

Shapiro decidió incluir la estimulación bilateral en la terapia, pues comprobó que era muy eficaz en el tratamiento de pacientes traumatizados (1990) y fue desarrollando con sus investigaciones,  un protocolo estandarizado de 8 fases, al que podemos incluir diferentes técnicas de EMDR indicadas en el tratamiento de los diferentes trastornos psicológicos.

¿Qué dicen las investigaciones sobre el EMDR?

¿Qué dicen las investigaciones sobre el EMDR?

En el metaanálisis exhaustivo realizado por Van Ettten y Taylor sobre estudios de terapia en pacientes con TEPT, los autores recogieron y evaluaron sistemáticamente 61 estudios controlados de EMDR.

De los 6 procedimientos terapéuticos de eficacia comprobada que se analizaron, se consideró que el EMDR y la terapia conductual eran igualmente eficaces, pero los pacientes tratados con EMDR había obtenido el mismo efecto terapéutico, en un tiempo sustancialmente menor (Hoffman, 2016). 

La OMS (2013), organización mundial de la Salud publicó las directrices sobre la atención mental tras eventos traumáticos recomendando: “Ante los afectados por trastorno de estrés postraumático (TEPT), debe considerarse la posibilidad de derivarlos para que reciban tratamiento avanzado con EMDR. Estas técnicas ayudan a las personas a atenuar los recuerdos vividos, reiterados y no deseados de eventos traumáticos”. 

La administración de Servicios de Salud Mental y abuso de sustancias (SAMSHA), agencia del departamento de salud y servicios humanos de Estados Unidos, cita al EMDR como tratamiento basado en la evidencia empírica para el TEPT, y otros síntomas de ansiedad y depresión. 

PAI. Modelo innato de procesamiento

de la información 

El modelo PAI de procesamiento de información sirve como base teórica para explicar los efectos y funcionamiento del EMDR (Shapiro, 2001). Este modelo plantea la hipótesis de un sistema de procesamiento innato de la información, que se encarga de conectar las redes neuronales relacionadas con nuestras experiencias y de integrar toda la información anexa a estas: pensamientos, creencias, imágenes, emociones y sensaciones, en nuestro sistema.  

Para el EMDR la información relacionada con experiencias traumáticas o muy estresantes, no siempre se procesa completamente por nuestro cerebro, sino que las percepciones vividas durante el suceso quedan almacenadas exactamente iguales a ese momento, reactivándose ante diferentes disparadores y produciendo los mismos síntomas pero en nuestro presente.

Se están realizando importantes estudios sobre la eficacia de EMDR, utilizando las técnicas de neuroimagen  con pacientes pre y post tratamiento, y se han observado: cambios en la activación de zonas límbicas (donde se procesan las emociones), modificaciones en el flujo sanguíneo cerebral en dichas áreas, en la corteza prefrontal y en el área de Broca (encargada del lenguaje),  además de cambios estructurales de áreas como el hipocampo, área que se encarga de la memoria y que se encuentra disminuida en pacientes que han sufrido traumas (Pagani, Rossini)

Protocolo e indicaciones de

la terapia EMDR

El tratamiento de EMDR incluye una serie de fases que llamamos protocolo, trabajamos en: la recogida de tu historia, preparación del paciente, medición del recuerdo, desensibilización, instalación de cognición positiva, examen corporal y comprobación, cierre y re-evaluación del recuerdo.

El EMDR es una terapia  centrada en el paciente por lo que decidiremos juntos y según tus necesidades, los objetivos terapéuticos que vamos a trabajar y después, comenzaremos con el tratamiento

 

EMDR es una terapia eficaz y novedosa que cuenta con un gran aval científico, está indicada para el tratamiento de diferentes problemas psicológicos:

  • Trauma simple y complejo

  • Adicciones

  • Ansiedad y Pánico

  • Trastorno por estrés post-traumático

  • Duelos patológicos o crónicos

  • Problemas de control de impulsos

  • Fobias específicas

  • Problemas psicosomáticos

  • Dolor crónico

  • Mejora del rendimiento en áreas laborales, deportiva y aprendizaje

¿Qué conseguimos con el EMDR? 

Con el tratamiento de EMDR los recuerdos disfuncionales se transforman y se integran.  

Durante la terapia trabajamos para dar nuevos significados a estas experiencias y para conseguir integrarlos a nueva información más adaptativa y saludable para ti.

¿Nuestro objetivo? Reducir o eliminar tus síntomas y la activación que sientes, que pueden estar conectados a experiencias pasadas no procesadas.

La terapia EMDR te ayudará a reconsolidar los recuerdos de una manera más funcional, y...

¡no tengas miedo a perder tus recuerdos! Con el tratamiento estos no se borrarán,

pero lograrás aproximarte a ellos de una manera mucho más calmada.